Por: Fernando Gutiérrez Coto.

Al estar cerrado el parque Laguna de Doña por mejoras, optamos por ir a caminar al estadio de José Joaquín “Quincho”  Barquero y la decepción por su estado fue frustrante.

El césped de la cancha sin gota de agua, más bien, parece de color pajizo y no el  verde que muestra una cancha cuidada; el banquillo del equipo local se está cayendo y se ve tuguriento. Además, unas máquinas para hacer ejercicio al aire libre están sin uso, porque se destrabó de sus tornillos y nadie ha llegado a arreglarlas y menos a darle mantenimiento.

Todavía recuerdo que mi persona, siendo miembro del  Comité Cantonal de Deportes de Paraíso, junto a Fello Chaves, Arnoldo Gamboa y Raúl Quirós (el otro  nombre de un compañero no lo recuerdo) hicimos la compra del terreno de este campo deportivo con la finalidad de construir un estadio, lo que  se cristalizó en la Administración Calderón Fournier, con el apoyo municipal y las partidas del entonces diputado Jorge Rodríguez.

Su construcción trajo controversias, ya que se decía que el  presupuesto contemplaba dos graderías y sólo se hizo una e imperó la leyenda urbana de que no se habían manejado eficientemente los recursos.

Lo que sí abundó fueron muchas placas de agradecimiento y hasta unas torres llevan el nombre de algunos estimados paraiseños que trabajaron en la obra. Pero pasaron los años y el representativo de Paraíso, en la segunda división, por la desidia de muchos descendió y la importancia como sede de fútbol  federado se opacó. Esto pesó para que el descuido y falta de mantenimiento se entronizara más en este recinto futbolístico.

Esa desaparición nos dolió, no solamente como exjugador de liga menor del Paraíso FC, sino, también cómo exdirectivo mas no hubo apoyo en la lucha que  debió darse y un ex federativo cuestionado por la justicia se salió con la suya,  descendiendo a Paraíso y sosteniendo en la liga de ascenso, al equipo de sus simpatías que era el que debió descender.

Pero vuelvo al rumbo que originó escribir esta nota y es que tengo esperanza que el nuevo Comité Cantonal de Deportes que preside ahora Edivaldo Bonilla, se aboque a darle  mantenimiento y ojalá mejoras sustanciales al “Quincho” Barquero que sólo por la  memoria de este insigne deportista es de justicia hacerlo.

Suscríbete y recibí nuestras noticias

Recibe las últimas noticias de Brujos Paraíso

¡Tu suscripción ha sido exitosa!!