Cáncer le enseñó a Ileana que con optimismo y fe se puede vencer la enfermedad

Cáncer le enseñó a Ileana que con optimismo y fe se puede vencer la enfermedad

Cáncer le enseñó a Ileana que con optimismo y fe se puede vencer la enfermedad

Por: Jessica Alvarado.

Probablemente, escuchar, leer o ver noticias sobre el cáncer de mama se ha vuelto un tema usual para la sociedad debido a la suma de mujeres en el mundo que han sido detectadas con esta enfermedad.

Quizá, hablar de las recomendaciones para prevenirlo se vuelve habitual para aquellas que frecuentan a su ginecólogo. Pero ser pronosticada con este mal se convierte en una pesadilla para muchas de ellas.

Las personas que logran salir adelante viven para contar una nueva historia, para demostrar que la vida da revanchas y que cuando se tiene a Dios de primero, la fe, la esperanza y el amor, se puede vencer cualquier obstáculo.

Ileana Rodríguez Soto, vecina de Paraíso, es una sobreviviente al cáncer de mama. Esta mujer fuerte, activa, alegre y llena de amor por la vida venció una enfermedad que le acompañó por cuatro años y cinco meses.

Rodríguez, en su testimonio, reconoce que nunca se está preparado para ser diagnosticado con un padecimiento, menos escuchar la palabra que para muchos es sentencia de muerte.

 “En ese momento el mundo se le viene encima a uno. No fue nada fácil, puedo decir que no fue nada fácil, en ese momento entras en un estado de shock, que no sabes si sí o no creer. No crees en lo que te están diciendo, pero a la vez te das cuenta de que debes de reaccionar, y ver que, si es cierto lo que te dicen”, expresó la paraiseña.

Con ojos empapados de lágrimas al recordar aquel momento que marcó su vida y la de su familia, Ileana recordó que pese a recibir tan dolorosa noticia, su corazón, su alma y su mente clamaron al cielo para encontrar la fortaleza que necesitaba para combatir la enfermedad.

“La gente cree que la palabra cáncer es morir, y la palabra cáncer no es morir, es luchar y tener mucha fe en Dios” dijo Rodríguez a Brujos.

Las ganas de salir adelante, de vencer los temores, de forjar una actitud positiva ante la situación difícil que la envolvía, el rodearse de sus seres queridos, de gente positiva, pero sobre todo mantener la fe en Dios, se convirtió en la clave para salir avante.

“Mi actitud siempre fue una actitud positiva. Yo le decía a mi familia: yo no necesito gente débil a la par mía, necesito gente fuerte”, contó Rodríguez Soto.

Una vez asimilado el diagnóstico médico, Rodríguez reconoció que el proceso de la quimioterapia es la etapa más difícil. Los ocho meses de aplicarse el tratamiento constantemente era como recibir un veneno en todo su cuerpo. Sin embargo, el optimismo fue su mejor aliado.

“Caí en una cama y todos los días le ofrecía a Dios el día a día. Esto es un día a la vez, no de pensar en que iba a pasar mañana. Esto es un proceso, de aceptar la enfermedad y Dios sabe a quién le da una prueba de estas y quien la pueda soportar”, dijo la paraiseña.

Después de tener cara a cara al cáncer, de pasar por todo el proceso que conlleva dicho padecimiento, de derramar lágrimas, de padecer dolores, de tener un cambio físico, ella entendió aún más el valor de la vida y por supuesto de la salud.

“Vos podés tener muchas cosas materiales, pero hay que estar en un cuarto de quimioterapia o pasar por una enfermedad como la que yo pasé y te das cuenta de que ahí no vale nada. No vale el orgullo, no vale la plata, no vale nada. Lo que usted necesita es la salud. Eso no se compara con nada”, testificó Rodríguez.

El cáncer más que una enfermedad fue una enseñanza de vida, una muestra de amor por parte de Dios hacia ella y su familia, pues con el cáncer reafirmó la grandeza de Dios, la fidelidad de sus seres queridos, la importancia de la perseverancia y el verdadero significado de su paso por este mundo.

 

 

 

 

Temple y determinación acompañan la vida de  Betty

Temple y determinación acompañan la vida de  Betty

Por: Rolando Quesada Quirós.

Empujadas por el desempleo o simplemente deseosas de competir en todos los terrenos, cada vez son más las mujeres que desarrollan tareas y oficios que tradicionalmente estaban reservados a los hombres.

Así, no es raro ver en Costa Rica a muchas mujeres que combinan el lápiz labial con el volante o la pala. Al frente de un bus o de un taxi o atendiendo en una estación de servicio, muchas ocupaciones dejaron de ser puestos vedados para el género femenino.

En algunos casos son lugares buscados y en otros, muchas veces la crisis económica obliga a dejar los prejuicios de lado.

Betzaida Quiñones, es la protagonista de esta historia quien  desafía todos los días esa teoría, pues se abre campo en un oficio en el que los hombres llevan la delantera pero ella es la que tiene la fuerza para poner las cosas en su lugar.

Quizás usted la ha visto en alguna parada de buses de la línea de Coopepar, revisando, atareada, cumpliendo sus funciones pero su don de gente y su cálida sonrisa aliviana esa “mole” de carácter que le tiene que imprimir al trabajo que le permite llevar el sustento a su hogar.

“Betty” como le llaman amigos, compañeros y conocidos arranca su jornada cuando muchos paraiseños aún estamos dormidos. A las 2:50 de la mañana, su reloj despertador le anuncia que es momento de poner pie en tierra. Debe apresurarse para darse una ducha, comer algo y caminar desde su casa ubicada en el barrio la Joya hasta la terminal, porque a las 4 am en punto comienza sus labores como fiscal de transporte.

Eso sí, el madrugar no es nuevo para ella, pues durante muchos años trabajó al campo y durante una crisis familiar tuvo que dejar de lado sus funciones en la agricultura para ponerse las botas y comenzar a lavar carros.

“Digo yo que fue mi tercer trabajo, porque el primero fue ser madre (de tres hijos), luego al campo y al tiempo entré a Coopepar gracias a un amigo (Fran Irola) que antes manejaba bus”, dijo.  

Quiñones recordó que en ese tiempo dejaban los buses de refuerzo en San José y las funciones que le asignaban la envalentonaron para aceptar el cargo.

“Él (Fran) consideraba que si duré un año lavando carros podía hacer esa labor de cuidar los buses en San José y pues acepté,  los lavaba (los buses) y con el tiempo pasé a formar parte de los fiscalizadores de la empresa, puesto en el que tengo ya casi 8 años”, agregó.

Betzaida, quien se considera una persona afortunada por la vida, explicó que hay muchas personas que piensan que su trabajo es complicado y que no es para las mujeres pero a su criterio

“les digo que se equivocan porque todo lo que uno hace con amor y esmero da buenos resultados y  es posible hacerlo”, puntualizó.

Cachiceño es el primer docente del TEC en ser incluido en Academia Nacional de las Ciencias

Cachiceño es el primer docente del TEC en ser incluido en Academia Nacional de las Ciencias

Por: Fernando Gutiérrez Coto.

El Doctor en Ciencias Forestales, Róger Moya Roque, fue seleccionado como el primer profesor del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC), como integrante de la Academia Nacional de Ciencias (ANC), como académico de número, en esa prestigiosa institución científica nacional.

Moya Roque nació en un hogar de extracción humilde, en Urasca de Cachí, conformado por Cecilio Moya  y Ubia Roque, pero que con mucho esfuerzo se prodigaron para que Róger obtuviera una carrera universitaria.

Él estudió en la escuela vieja de Urasca, sus estudios secundarios en el Liceo de Paraíso. Luego se gradúo como ingeniero en maderas del TEC y, posteriormente, obtuvo una beca para doctorarse en la Universidad de Sao  Paolo, Brasil.

Actualmente, Moya se desempeña como profesor, catedrático, investigador y extensionista y es el  director de la Maestría en la Escuela de Ingeniería Forestal. A su haber, ha escrito 5 libros sobre su especialidad. Además de la publicación de más de 100 artículos científicos.

Los académicos que ingresan a la ANC, según sus estatutos, deben ser científicos nacionales que hayan contribuido significativamente al desarrollo de la ciencia costarricense.

“Me siento orgulloso de ingresar a la ANC, donde hay gente tan destacada como Franklin Chang.Soy producto de la educación pública y, a la vez, también me siento orgulloso de mi proceder de Cachí, una zona rural que con la apertura del Liceo de Paraíso. La juventud nuestra logró una  mayor movilidad social al poder realizar nuestros estudios secundarios”,dijo Róger.
Mamá paraiseña le pone amor y sabor a su negocio

Mamá paraiseña le pone amor y sabor a su negocio

Por: Jessica Alvarado

La superación, la entrega hacia lo que nos apasiona y perseverar por aquellos que son el motor de vida, se convierte para muchos en el secreto para salir adelante.

Karla Cordero, vecina de Birrisito demuestra con su maravillosa historia que, en la vida no se puede ganar si no se intenta.

El amor de esta madre por su hijo, quien tiene parálisis cerebral, llevó a esta paraiseña a mirar hacia el futuro y alzar vuelo con su pequeño negocio.

“Siempre me ha apasionado hacer pan, repostería, queques, me encanta incursionar en la cocina. Y bueno, la idea de mi negocio nace por mi hijo, tengo a mi hijo que es especial”, compartió Cordero a Brujos Paraíso.

Karla quien cuida a su hijo de cinco añitos, convierte su casa en su lugar de trabajo. Ahí crea sus deliciosos pancitos caseros, hace repostería, queques y le demuestra a la vida que todo es posible si se trabaja con humildad y amor.

Parte de los productos que realiza Karla Cordero Quesada

Para Karla, su esposo y sus dos hijos, la perseverancia es vital. Por eso, esta madre es consciente de que la vida es precisamente para vivirla.

Con el apoyo incondicional de su esposo, Cordero sacó cursos que le permitieron fortalecer sus habilidades en el arte culinario y así posicionarse en el mercado.

No importa que tan difícil se ponga el camino, para ello recalca una y otra vez su lema: “Dios depara siempre”.

A pesar de que el niño cuenta con la ayuda del Estado, Cordero ratifica que no se puede, ni es justo atenerse. Su negocio le permite encontrar su espacio y lo más sustancial contribuir económicamente a su hogar.

Karla, es un ejemplo más de que en nuestro cantón hay personas con mente positiva, con garra y entrega por superarse y aprender de las circunstancias de la vida.

“Al tener un hijo especial a veces uno se siente encerrado, en un mundo en el que dices: ¿Ahora qué hago? No estoy preparada para tener un hijo especial y detrás de eso vienen muchos factores que son difíciles, pero con la mano de Dios y con este angelito que uno tiene a la par, es el motor para surgir y no quedarse estancado”, dijo Cordero.

Para apoyar a esta mujer emprendedora y probar sus deliciosos productos, usted puede contactar a Karla por medio de la red social Facebook: Karlitacq o a través de WhatsApp: 8874-3149.

 

Daniel Bonilla: Del sueño a la realidad

Daniel Bonilla: Del sueño a la realidad

Por: Jessica Alvarado

Daniel Bonilla, quien correrá la Vuelta a Costa Rica es una promesa del deporte paraiseño. Este joven, vecino del barrio La Soledad, ha demostrado que con disciplina y pasión un sueño puede volverse realidad.

Desde muy niño, Bonilla tuvo la influencia de su familia, para quienes cada fin de año, el ciclismo era una tradición.

“Mi papá desde pequeño, mis tíos también iban a ver la Vuelta a Costa Rica… Todos los años comíamos tamales, escuchando la Vuelta a Costa Rica, siempre me llevaban a ver la Vuelta”, comentó Daniel.

Lo que era una práctica familiar, con el paso del tiempo se volvió en una perspectiva de vida, el joven Bonilla, encontró en el ciclismo su verdadera pasión.

“Tenía como 15 años, mi papá me había comprado una bicicleta mountain bike… Y por la cercanía yo andaba mucho por los alrededore del Turul, por el colegio de Paraíso. Ahí, había una pequeña pista que tenía el equipo del Comité de Deportes de Paraíso, donde entrenaban y practicaban.”, dijo el joven paraiseño.

El afán de aprovechar su bicicleta, regalo que provino de su padre, le abrió las puertas para que Daniel incursionara en el deporte.

“Recuerdo que se me había acercado el entrenador, Alejandro Meza, me dijo que si yo estaba interesado en formar parte del equipo. De ahí nació ese punto importante en mi vida.

La oportunidad brinda por el entrenador Meza y el apoyo de sus padres fue el brío para que Daniel hallara en el ciclismo su realidad.

Con el Comité de Deportes de Paraíso, Bonilla participó en Juegos Nacionales, donde hizo las Ligas Menores y alcanzó junto a sus compañeros importantes galardones.

“Fui aproximadamente como a cuatro Juegos Nacionales, con Paraíso todos. Prácticamente que ahí fue mi base. Habíamos conseguidos varias medallas para el cantón. Si no me equivoco yo le di a Paraíso unas diez, once medallas”, aportó Bonilla a Brujos Paraíso.

Daniel Bonilla, hizo sus Ligas Menores en el equipo de Paraíso

La entrega, la disciplina y la pasión por el ciclismo han hecho de Daniel un joven eficaz en dicho deporte. Tanto así que, el actual ciclista de Netslé – Giant, es catalogado como uno de los corredores ticos preferidos, para alcanzar el podio en la Vuelta a Costa Rica 2018.

Bonilla, quien es estudiante de la carrera de Electrónica, considera que el ciclismo le ha enseñado a crear carácter.

“El ciclismo me ha enseñado a ser una persona esforzada, responsable, puntual, a luchar por las cosas. Es un deporte duro, que requiere disciplina, y creo que esas cosas le ayudan a uno a superarse”, dijo Bonilla, quién recalcó la importancia de complementar el deporte con la preparación académica, “Creo que el deporte junto con el estudio es una de las mejores combinaciones”.

Además, de compartir su trayectoria y pasión por el ciclismo, el deportista dio un mensaje a todos aquellos paraiseños que, al igual que él desean desempeñarse en esta disciplina.

“De consejo les daría que, tengan una mentalidad positiva, que luchen por lo que quieren, por los sueños que tienen. Hay que ir por la felicidad de uno”, expresó Daniel.

El paraiseño quiso complementar su consejo con una frase del exvocalista de The Beatles

“Cuando fui a la escuela me preguntaron que quería ser cuando fuera grande. Yo respondí: feliz.  Me dijeron que yo no entendía la pregunta y yo les respondí, que ustedes no entendían la vida. John Lennon

“De eso se trata la vida, de cumplir metas, de ser feliz, de buscar sueños y nunca limitarse”, culminó el atleta, a quien le deseamos éxitos en la Vuelta a Costa Rica 2018.

 

 

Joven oroseño realiza estudio de “caminabilidad” en Sudáfrica

Joven oroseño realiza estudio de “caminabilidad” en Sudáfrica

Por: Jessica Alvarado

Félix Torres Martínez, vecino de la comunidad de Orosi, es estudiante de la carrera de Ingeniería Ambiental en el  Tecnológico de Costa Rica. Actualmente realiza un estudio sobre la “caminabilidad” en Pochefstroom, Sudáfrica.

La “caminabilidad” es la medida de que tan eficaz es el sistema de transporte para compensar las necesidades de los peatones en una ciudad o área urbana.

Países en todo el mundo han diseñado ciudades caminables sostenibles, con el objetivo de favorecer al medio ambiente, la salud y el desarrollo económico.

Torres, realiza el estudio como parte de su tesis de grado, gracias al Programa de Movilidad Estudiantil Internacional adscrito a la Rectoría y costeado con Fondos del Sistema del Consejo Nacional de Rectores (Conare)

El joven oroseño, diseñó un procedimiento, que consiste en valorar la infraestructura peatonal de la ciudad de Pochefstroom, a través de sistemas de información, evaluando:

  • Proximidad a los lugares más importantes
  • Flujo peatonal
  • Ancho de las aceras
  • Accesibilidad
  • Cantidad y distribución de árboles
  • Estado de la infraestructura peatonal
  • Obstáculos peatonales
  • Iluminación de aceras
  • Facilidad para cruzar calles
  • Percepción de seguridad por parte de la población

Con la apreciación de los factores, el paraiseño podrá revelar las zonas de la ciudad que menos favorecen el movimiento peatonal, así como las zonas prioritarias para planear cambios.

“La importancia del tema y de venir a Sudáfrica a realizarlo es que, este país es el país más desigual del mundo, el 60% de su población depende de caminar como único medio de transporte debido a que, por la violencia, la mayoría de las ciudades no tienen transporte público como buses o trenes”, comentó Torres.

North West University

La inspiración de Torres es aplicar su proyecto en Costa Rica.  “La idea es crear una guía para las municipalidades para que ellos puedan calcular su índice de caminabilidad, comparar y ver en qué están fallando”.

Además de crear una propuesta de bien social, Félix añora con participar en el Concurso Mundial de Movilidad Sostenible, The Global Urban Mobility Chanllenge que se realizara el año próximo.

El estudio elaborado por Félix Torres Martínez, es el primer proyecto de Movilidad Estudiantil que se realiza en el continente africano y cuenta con el soporte de North West University.