Por: Fernando Gutiérrez Coto.

Después del fuerte aguacero del pasado miércoles 15 de mayo, la laguna de parque doña Ana comenzó a mostrar signos de recuperación.

Por meses, los patos que habitan en el parque caminaban por la tierra árida en que se había convertido su hábitat, ya que el riguroso verano secó por completo su estancia acuática. Pero ahora las primeras lluvias la han  llenado parcialmente y ya estas aves surcan el incipiente espejo de agua y chapotean en él.

Otras especies que habían emigrado, por aquella sequedad, como las  jacanas, ibis, y consumidores han vuelto a su casa natural, al son de la lluvia que  percibieron para retornar.

.

Suscríbete y recibí nuestras noticias

Recibe las últimas noticias de Brujos Paraíso

¡Tu suscripción ha sido exitosa!!