Por: Rolando Quesada Quirós.

Aunque ahorita se encuentra en Estados Unidos echándose al hombro un proyecto de gas licuado para la empresa que labora, Allan Rojas Jarquín cuenta los días para regresar a su segunda casa, Chile.

Con solo revisar sus fotografías en su perfil de Facebook, rápidamente uno se percata que es cierto lo que dice, pues encontró también el amor en tierra chilena.

Este paraiseño, militó en las ligas menores del desaparecido Municipal Paraíso dirigido por “Yuyin” (Q.d.D.g), cursó sus estudios de secundaria en el Liceo de Paraíso. Institución de la que salió con destino al Instituto Tecnológico de Costa Rica, donde se graduó tiempo después como ingeniero  en Seguridad Laboral e Higiene Ambiental.

Cuenta que su aventura en Sudamérica arrancó hace diez años cuando la compañía para la cual trabaja (Bechtel), decidió detener su operación en el aeropuerto Juan Santamaría, esa paralización le sirvió para que le ofrecieran un contrato indefinido para ir a Chile. “Había que ir construir la expansión de la mina Andina, a unas 2 horas y media de Santiago era mi primera experiencia de trabajo internacional y al mismo tiempo en minería”.

“Estuve  en Andina como supervisor de Ambiente, Seguridad y Salud, luego me ascendieron a Gerente de departamento”, comenta. “Andina fue mi primera experiencia de trabajo en altura a unos 3500 m.s.n.m.”, agregó. “Cuando uno va al Irazú la altura casi no se siente pero en Chile por ser tan seco es otra situación, te cansás rápido, te cuesta dormir y debés cuidar tu salud”, explicó.

Su buena labor le valió para que le encomendaran más proyectos y a mayor escala. “Durante casi 3 años  estuve a cargo de un proyecto llamado Los Bronces, fue una experiencia increíble donde aprendí mucho”.

Durante los 7 años y medio que vivió en Chile, Rojas Jarquín asumió diferentes cargos que le permitieron viajar a Perú, Argentina y Canadá.

“Chile me trató muy bien de hecho lo considero mi segunda patria, en esa época viví muchos temas personales y profesionales,  conocí a mi segunda esposa (chilena) con la que hoy formó una familia, dijo.

Cuando todo iba de maravilla, en el 2015, el precio del cobre y otros minerales se vio en problemas y,  los proyectos de minería empezaron a decaer. Nuevamente su capacidad le abrieron la puerta para que se fuera para Estados Unidos, a hacerse cargo de la producción de Gas Licuado de Petróleo. “Era una nueva unidad de negocios y el área más importante de la compañía (LNG)”.

Sin embargo, los días se gastan en el calendario con rapidez y está a punto de pasar la hoja en febrero porque retornará a Chile, pues está en un proceso de transición como él mismo lo dice porque “la compañía ha confiado en mí para hacerme cargo de la Gerencia Global de Minería y Metales y me tocará visitar los proyectos que tenemos en diferentes partes del mundo”.

“Eso me tiene muy emocionado, además soy el primer latino en el puesto y pues siendo de un país tan pequeño como el nuestro eso me llena de orgullo”, argumentó.

En nuestra conversación también hubo tiempo para hablar de Costa Rica, de Paraíso y hasta del pollo frito que extraña de un local comercial de la comunidad. “Claro que si extraño mi patria muchísimo, trato de ir 2 veces al año a visitar a mis hijos y a mis papás, mi mamá me visita más seguido y eso me alegra mucho”.

“Extraño la paz y la tranquilidad de Paraíso, eso no tiene precio y la verdad es que aún no tengo fecha  de regreso”, puntualizó.

Suscríbete y recibí nuestras noticias

Recibe las últimas noticias de Brujos Paraíso

¡Tu suscripción ha sido exitosa!!