Por: Rolando Quesada Quirós.

Aunque muchas de las informaciones que a diario se emiten en las grandes cadenas de noticias internacionales sobre Corea del Sur son sobre conflictos con sus vecinos del norte o de posibles ataques con misiles o armas nucleares, el panorama de una paraiseña que hace su vida en esas tierras asiáticas es diferente.

Lo primero que señala es que no cambia la seguridad con la que se vive porque puede caminar con la tranquilidad que ya de a poco se ha perdido en su  natal Paraíso. Incluso, algo tan simple como levantarse en un restaurante para ir al baño y dejar sus pertenencias sin que nada suceda, es posible en Seúl.

“De las cosas que más me gustan es la seguridad, los coreanos no tienen tanta noción de cuanto seguro pero uno  como latino si lo aprecia y lo valora porque todo es muy tranquilo”, comenta la joven.

En nuestra conversación que la mantuvimos por varios días por la diferencia horaria,  (ella de día y yo de noche o viceversa) no pudo faltar el tema del conflicto que tiene el Sur con Corea del Norte. Flor asegura que el amarillismo periodístico hace ver enorme el problema fuera de las fronteras de ambos países pero la realidad es otra desde los ojos de los coreanos.

“La situación con el norte es tranquila, es mucho amarillismo fuera de Corea lo que se habla sobre el país vecino, no se asusta a la gente, no se alarman cuando pasan noticias, ellos están acostumbrados a eso y la verdad todo transcurre con normalidad”, dijo.

Es por eso que la esperanza de conseguir un buen empleo, quedarse más tiempo en su segunda casa no esta tan descabellada. “Aquí la vida es muy diferente si la comparamos con Costa Rica, la cultura, la idiosincrasia, en  la universidad;  la competencia para encontrar trabajo es muy grande, la gente pasa muy ocupada porque es un país muy tecnológico”.

Unido a eso, la paraiseña está a las puertas de concluir un Pre –Grado en Economía en Kyung Hee University, algo que la invita también a continuar forjando su futuro en Asia. “La demanda para sacar buenas notas es altísima porque debo mantener puntajes altos para que no me quiten la beca”.

“Me queda un semestre más espero graduarme el otro año en agosto”, comentó. “Me gustaría trabajar acá quedarme para estudiar, mejorar el idioma entre otras cosas”, agregó.

Pero ¿Cómo llegó a Corea del Sur? La respuesta es más que simple para esta vecina del centro paraiseño. Su afición por la disciplina del taekwondo la hizo comenzar a leer y a investigar sobre algunos detalles.

Y fue en el 2013 cuando decidió viajar con el apoyo de su familia a conocer y a practicar la disciplina. “Estuve de enero a finales de abril la primera vez y aquí obtuve mi primer cinturón negro porque estuve entrenando por dos meses luego me fui a Japón”

“Regresé en mayo a Costa Rica pero sentía muchas ganas de regresarme, a aprender el idioma”, afirmó. “En agosto participé para una beca y logré durante un año estudiar koreano, ya luego pude ingresar a estudiar mi carrera”, recordó.

Flor Coghi cuenta los días para ver a su familia que está integrada por cinco personas, pues el próximo 26 de diciembre volará para ver a los suyos en unas vacaciones cortas para regresar en pocas semanas  a Corea del Sur, tierra que le da seguridad, esperanza y fe de un futuro prometedor.

Suscríbete y recibí nuestras noticias

Recibe las últimas noticias de Brujos Paraíso

¡Tu suscripción ha sido exitosa!!