Por: Rolando Quesada Quirós.

Las drogas y el vandalismo son males que aquejan a muchas comunidades del cantón de Paraíso y Birrisito no se escapa de esta lista.

Súmele que las diferentes administraciones municipales no  atienden con frecuencia las necesidades de los birrisiteños. Pero entre tanta problemática social y descuido del Gobierno local, los niños y niñas de la zona encontraron en el deporte una salida a este panorama.

Curiosamente, los mismos pequeños fueron los que  solicitaron a sus padres la conformación de lo que hoy es la escuela de fútbol. Dos años han pasado desde que Marvin Fonseca, un fiebre del balompié, asumió la organización de dicha organización deportiva.

“La escuela la tenemos como un espacio de recreación para los niños y jóvenes, con la idea de sacarlos de la casa como nuestro objetivo principal”, dijo Leonardo Guillén, quien forma parte de los entrenadores. “Nos reunimos todos los sábados, por la mañana y por la tarde, son cerca de 30 niños en los que destacan también niñas de todas las edades”, comentó.

Aunque pareciera increíble, estos valientes técnicos amantes del fútbol, no reciben dineros de ninguna institución, menos apoyo de materiales. Lo que reciben es una cuota voluntaria que alcanza para lavar los uniformes y colaborar con el mantenimiento de la cancha.

“No cobramos nada solo recogemos algo para la lavada del uniforme y un aporte para la manutención de la cancha”, aseguró. “Contamos con el aporte de los padres de familia, nuestra idea es clara y  queremos una mejor comunidad, que los niños, niñas y jóvenes se alejen de todo lo malo que los asecha”, puntualizó Guillén.

 

Suscríbete y recibí nuestras noticias

Recibe las últimas noticias de Brujos Paraíso

¡Tu suscripción ha sido exitosa!!