Por: Rolando Quesada Q.

Ciudad de Panamá es caliente y bulliciosa. Lo primero que salta a la vista son los gigantescos edificios y centros comerciales que destacan por su belleza y diseño arquitectónico. Su color gris por las paredes se mezcla con el verde del mar, que se deja ver desde algún rincón de la mañana cuando apenas el sol comienza a asomarse.

En esa tierra, José Miguel Coto aprende todos los días, enseña y materializa su sueño, el de llevar a buen puerto a una de las cadenas cafeteras más importantes en Panamá.  Él es un joven paraiseño de cepa y a punta de trabajo, le ha enseñado a los “panas” a beber un café como se debe, aunque suene sencillo, el ambiente y el clima no se prestan para sentarse como se debe a probar una tacita de la bebida preferida en Costa Rica.

De estatura mediana, Coto es extrovertido, detallista, amable, ocupadísimo y conversador incansable sobre lo que más le apasiona: el café.

Él empezó en el mundo del café cuando apenas cursaba el primer año de electrónica en el Colegio Vocacional de Artes y Oficios (COVAO). Sus estudios los alternaba con su trabajo en una de las cafeterías más visitadas en Cartago. Poco a poco el gusanillo y el amor por lo que hacía lo fue enamorado y llevándolo a formarse como barista. En palabras sencillas, el barista es el experto en preparar café de alta calidad, creando nuevas bebidas. También, se inventa las mejores presentaciones, incluido, el diseño o arte ‘latte‘.

Su historia no se inició en los cafetales. Tampoco era un bebedor compulsivo como lo es ahora; lo tomaba cuando tenía que estudiar o para estar despierto, y jamás se interesó por su sabor.

Hoy es capaz de agasajar con un café dulce, suave, achocolatado, frutal, cítrico…, en la cadena de Café Maritanos, dónde es el Gerente General.

Luego de formarse como Barista, en la primera generación que lo hizo en el 2004 en nuestro país, parte del proyecto de graduación era participar en una competencia que daría al ganador, una beca para prepararse en Italia y representar a Costa Rica en el Mundial de Café.

Su evangelización fue inmediata: ganó el concurso y comenzó a impartir  clases, asesorías en las zona y hasta más campeonatos de barismo. La segunda competencia que se hizo en tiquicia, en la que quedó campeón otra vez, fue el presagio de que empezaba a gestarse su más grande sueño.

Y desde hace más de 11 años, Jose Miguel, vive en el país vecino, gracias a que en el 2006, unos empresarios conocieron su talento, le hicieron una propuesta atractiva y decidió erradicarse en suelo canalero para echarse al hombro el negocio.

“Gracias a Dios me va muy bien, disfruto muchísimo esta oportunidad que me da la vida porque amo hacer esto”, puntualizó Coto.

 

 

 

Ein spannendes ghostwriter preise Lesen Sie den Beitrag jetzt kapitel der englischen sprachgeschichte ist die veränderung der vokale

Suscríbete y recibí nuestras noticias

Recibe las últimas noticias de Brujos Paraíso

¡Tu suscripción ha sido exitosa!!